AnálisisGP: Después del crecimiento, llega el año de adaptación para la Fórmula E

AnálisisGP: Tras ocho años de existencia, la Fórmula E pasará por un 2022 de adaptación para afirmar su papel en el automovilismo mundial.

Ninguna otra categoría del panorama automovilístico internacional considerada como grande sufrió tanto durante el período de la pandemia de coronavirus como la Fórmula E. Sí, y es necesario reforzar, la pandemia no terminó, y es posible que de nuevo tengan que encontrar algunas soluciones a los problemas impuestos por la realidad que se impone. Es natural que la FE sea la más afectada, por supuesto, ya que es la que vive para funcionar en los grandes centros urbanos, en el corazón de las grandes ciudades, y porque esto ocurre en un momento en que la tecnología de electrificación también está ganando terreno en otras categorías. Ha llegado el momento de adaptarse.

La Fórmula E ha celebrado dos campeonatos con un calendario parcheado en medio del camino y con claras imposibilidades. Ya entramos en este 2022 sin poder llenar las fechas como se imaginaba. De nuevo tendrá que correr todo el campeonato en el mismo año, a diferencia de lo que hacía hasta 2020. Entonces, por ejemplo, no habrá carreras en mayo. Y también, habrá dos meses entre las carreras de México e Italia. Pensar en un campeonato completo como se disputaba originalmente es casi un sueño en tiempos de Omicron.

"El plan es ambicioso. Tendremos un calendario con 16 carreras, y queremos ir a más ciudades que en ningún otro momento", comentó el director general Jamie Reigle al sitio The Race. En efecto, el calendario es audaz y prevé por fin estrenos en Yakarta y Seúl. Hacerlo bien será enorme, pero pasar dos meses sin una carrera sigue siendo grave, especialmente desde la perspectiva de la televisión. Los fans de un negocio en crecimiento como la FE tienen que ser alimentados constantemente y los agujeros en el calendario han ayudado mucho en las pérdidas de audiencia de los dos últimos años en comparación con la temporda 2018/19.

¡Conoce el canal de Gran Premio en YouTube!
¡Sigue a Gran Premio en Twitter y en Instagram!

La temporada 2022 de la Fórmula E abrirá con un nuevo e-Prix en Arabia Saudita. (Foto: Fórmula E)

La adaptabilidad tiene que ver con la nueva realidad del techo presupuestario, algo que FE aprovechó en tiempos de pandemia para convencer a las fábricas contra las que luchó con uñas y dientes durante un tiempo. Ayuda, por supuesto, que la F1 entró en este esquema hace más de un año en ese momento. El tope sólo entra en vigor a partir de octubre, pero la decisión obliga a los equipos a adaptarse ahora. Será de 13 millones de euros para 2022 y 2023, con un aumento a 15 millones de euros en los dos años siguientes. Sólo en 2024 el salario de los pilotos queda por debajo del límite máximo.

Es un techo bajo comparado con el de la F1, por ejemplo, pero evidentemente hay mucho menos que hacer. La FE vive de muchas piezas vitales que están estandarizadas y que se entregan a los equipos, como el chasis, el motor y la batería. Es algo que mantiene la sostenibilidad del campeonato, pero también afecta directamente al interés de las fábricas por quedarse durante mucho tiempo. Si no vas a fabricar las piezas más importantes del auto, tiene sentido aprender lo que es necesario y abandonar posteriormente. Ahí también entra el negocio de las automotrices.

Audi debutó con un proyecto eléctrico en el Dakar, algo que muy difícilmente hubiera ocurrido en 2022 sin el know-how tecnológico adquirido en la Fórmula E, pero también es una carrera más tradicional, que rinde mucho desde el punto de vista del mercado y ofrece la oportunidad de entregar un proyecto mucho más manejable. Si el FE Gen3 se estrena en 2023 con recarga rápida de la batería, hay una oportunidad para aplicar esa tecnología a una carrera de mucha extensión.

Audi aprovechó la tecnología de la Fórmula E para su prototipo eléctrico que debutó en el Dakar 2022. (Foto: Dakar)

Lo mismo ocurre con los Hypercars del WEC, que está lleno de fábricas que todavía están en FE. Peugeot, que forma parte del grupo Peugeot-Citröen, propietario de DS, está allí; Jaguar quiere ampliar sus operaciones y entrar también. Todo ello alimentándose de la tecnología procedente de la Fórmula E. Nada de esto es incorrecto, al contrario: era extremadamente esperado. Sería el principio del fin si la Fórmula E no supiera que esto pasaría en unos años de campeonato, era obvio, porque para eso las fábricas querían tanto un bocado de tecnología.

Por otro lado, se puede ver que sigue siendo una categoría barata. Porsche, por ejemplo, gastó toneladas de dinero para ser campeón del WEC hace unos años. El valor en la Fórmula E es incomparablemente menor.

Lo que se puede decir, entonces, es que la defensa del techo presupuestario es deportiva, para mantener el interés en un campeonato con espacio televisivo, que promete audiencia en todo el mundo. Es un formato construido para la televisión y con las innovaciones un tanto excéntricas para atraer a los jóvenes. La tecnología sigue valiendo la pena, la relación costo-beneficio resulta interesante y es esto, y no la simple evolución de los vehículos eléctricos, lo que mantendrá viva la Fórmula E.

Maserati comunicó su retorno a las Fórmulas después de más de 60 años junto a la 250F de Juan Manuel Fangio. (Foto: Maserati)

Las señales son interesantes. Maserati entrará en la categoría el año que viene, mientras que Mercedes se retira como constructor, pero todo apunta a que seguirá siendo un equipo cliente. La expectativa es mantener el equipo y el grupo de trabajo, sólo quitando el nombre de Mercedes, pero incluso manteniendo el espacio en la fábrica de Brackley donde se trasladaron las operaciones a finales del año pasado.

El camino a seguir por la Fórmula E a partir de ahora es ser menos un partido de los otros y más una mezcla de éxito deportivo y una relación favorable entre el bajo costo y la entrega de marketing. Es algo que FE ya eligió hace años y sólo necesita averiguar -o mostrar- cómo sería el camino hacia esa meta.

Esta temporada, la gran novedad deportiva viene de la mano de otra de esas novedades que algunos consideran una aberración: la clasificación por eliminatorias. ¿Una aberración como el modo de ataque? Puede ser, pero el modo de ataque gusta al público en general desde que se creó, según las métricas de la categoría. De lo contrario, también habría dejado de existir rápidamente. La eliminación no es una aberración, sino el producto de una categoría que decidió hace tiempo tomar un camino propio.

La Fórmula E tendrá un nuevo formato de clasificación en 2022. (Foto: Fórmula E)

Puede que a los más puristas no les guste, pero no importa. Muchas otras categorías de monoplazas que han surgido en los últimos años han tenido una muerte rápida. Superliga de Fórmula, A1GP, lo que sea. Cualquiera que no haya nacido para nutrir la F1 fracasará rápidamente. La Fórmula E ya ha demostrado que ese no será su caso. Su estabilidad como categoría está aún por demostrarse en el futuro. No obstante, ocho años después de su aparición, se puede decir que se ha consolidado como un actor importante, deportivo y mediático del automovilismo mundial. En ese sentido, ya ha ganado.

Ahora, victorioso en su primera fase, necesita ganar en la segunda y más hacia el futuro. El crecimiento ha sido positivo, pero el momento de crecer está un poco al margen. 2022 es el año de la adaptación.

La temporada 2022 de la Fórmula E comienza el 28 y 29 de enero, con la fecha de Arabia Saudita.