Schumacher sigue igual ocho años después del accidente y ya ni es un secreto

En el octavo año tras accidente de esquí en los Alpes Franceses, familia Schumacher se sintio cómoda para ser bien clara en documental.

Desde que Michael Schumacher fue hospitalizado tras el accidente de esquí que sufrió en los Alpes franceses, hace exactamente 8 años. En 2013, la vida del siete veces campeón ha estado envuelta por un manto de sombras sin fin. La familia, con su esposa Corinna Schumacher a la cabeza, protegió la situación lo mejor que pudo. Quería, y todavía quiere, respeto por la decisión de mantener la privacidad sin restricciones. Y así fue, casi religiosamente, durante casi ocho años. Pero en 2021 presentó un homenaje y, con él, las declaraciones que ponen fin a cualquier secreto, aunque sin tapujos.

El estreno del documental 'Schumacher', distribuido por Netflix y realizado con cierto control creativo de la familia, estrenado el pasado mes de septiembre, retoma la carrera de Michael. En F1 y como un hombre fuera de las pistas, una figura humana. En la parte final, las señales están ahí. Corinna nunca hablaba ni les permitía hablar específicamente sobre la condición de su esposo, pero fue ella misma, y ​​su hijo y piloto de F1, Mick, quienes hicieron las declaraciones más gráficas. Quizás esa no sea la palabra, pero son comentarios muy claros. Para una buena comprensión, media palabra es suficiente.

“Nunca culpé a Dios por lo que sucedió. Fue solo mala suerte, ya que le podría haber pasado a cualquiera. Por supuesto, lo extraño todos los días. Pero no soy el único que lo extraña. Los niños, su familia, su padre, todos a su alrededor. Todos extrañan a Michael", dijo Corinna. "Creo que mi papá y yo nos entenderíamos de manera diferente ahora simplemente porque hablaríamos el mismo idioma. Tendríamos mucho más de qué hablar y eso es lo que pienso la mayor parte del tiempo", dijo Mick.

Nuevamente, media palabra es suficiente para aquellos que saben qué buscar. Michael está vivo "por Corinna", fue lo que también dijo su amigo y ex presidente de la FIA Jean Todt. Está vivo, pero el estado es el mismo que en 2014, donde se eliminó la sedación y terminó el coma.

¡Conoce el canal de Gran Premio en YouTube!
¡Sigue a Gran Premio en Twitter y en Instagram!

La esposa, Corinna, y los hijos Gina-Maria y Mick dan su testimonio en el documental (Foto: Reproducción)

La historia del accidente de Schumacher

Diciembre no suele ser un mes de grandes novedades en el automovilismo. Con el campeonato terminado, la temporada es de reflexión y preparación con la vista puesta en el año siguiente. Solo un 29 de diciembre fue diferente a cualquier otro: hace exactamente siete años, en 2013. Ahí Michael Schumacher sufrió un accidente de esquí que convirtió la vida en un misterio sin fin en el horizonte.

La pesadilla comenzó en Méribel, un pueblo de montaña en Francia. El lugar es conocido por el esquí, uno de los deportes favoritos de Schumacher. El momento de relajación transcurrió bien hasta un feo accidente, con la cabeza del alemán golpeando una piedra. El siete veces campeón cayó en coma inducido a finales de 2013, sufriendo lesiones cerebrales que nunca fueron debidamente aclaradas al público.

Aclarar al público, por cierto, nunca fue la fuerza del consejo de Schumacher. Sabine Kehm, la mano derecha del alemán, protegió a la familia y limitó al máximo la información filtrada al público. Información, solo cuando fue positiva. En abril, los signos de conciencia se percibieron con mayor claridad; en junio, el final del período de coma inducido. Este paso le permitió a Michael dejar el hospital de Grenoble, Francia, para continuar la rehabilitación en Lausana, Suiza.

2015 llegó con una nueva perspectiva. Los rumores se volvieron mucho más frecuentes y fueron combatidos por la familia. La información de que Schumacher estaba paralizado y no podía hablar nunca se confirmó, y la asesora Kehm siempre destacó el progreso constante, por lento que fuera.

La información siguió disminuyendo, y la protección alrededor de Schumacher se hizo aún más notoria tan pronto como fue posible el traslado del hospital a la casa suiza. Se permitió a personas cercanas visitar a Michael, siempre siendo personas de confianza que nunca filtrarían información. Jean Todt, jefe de Ferrari en los años dorados de principios de siglo, es una de las pocas personas que vio a Michael. El francés nunca trajo ninguna información nueva, solo afirmó que los dos siguen las carreras de Fórmula 1 en la televisión de vez en cuando.

“Es muy privado. Michael está muy bien apoyado, vive con su familia, en su casa, entre Ginebra y Lausana. Sigue luchando. Es lo único que puedo decir hoy", dijo Todt en 2019.

El debut de Schumacher completó 30 años en 2021 (Foto: AFP)

Curiosamente, una de las raras noticias sobre Schumacher en 2020 vino de Flavio Briatore. O mejor dicho, de la ex de Briatore. Fue en un reality show en Italia. Cuestionada por otro participante sobre el estado de salud del alemán, la modelo Elisabetta Gregoraci afirmó que la la comunicación solo es posible a través de los ojos. Esto reafirma la información de que Michael aún no ha recuperado el habla.

Para pesar de los espectadores, es difícil creer cualquier información oficial de la familia Schumacher en un futuro previsible. Su esposa Corinna incluso organizó una mudanza a la isla española de Mallorca, en busca de total privacidad. Pese a todo el esfuerzo, esto sigue siendo difícil. En enero, una persona afirmó tener fotos del ex piloto acostado en su cama, dispuesto a venderlas por millones de dólares. El material nunca ha visto la luz.

La rara noticia no significa que Michael Schumacher ya no fuera alguien relevante en 2020. Al contrario: era un año en el que sería aún más especial tenerlo en los circuitos. Schumi tendría la oportunidad de felicitar a Lewis Hamilton, quien empató un récord de siete títulos mundiales. Y lo más importante, tendría la oportunidad de seguir el viaje de su hijo Mick hacia el título de F2, sellando su pasaporte a la F1 en 2021 como piloto de Haas. Una lástima enorme. Que Michael, incluso aislado en su casa, todavía tenga algo de calidad de vida.

Y luego Mick debutó y vivió el primer año. La madre estuvo junto a él la mayor parte de la temporada. Mick fue superior a su compañero, tanto como fue posible en el equipo que tenía, con mucho, el peor coche de la parrilla. La gran novedad, sin embargo, fue el documental. Primero, la película en sí, una carta de amor a Michael y las declaraciones de la familia. Fueron los más grandes en años y probablemente los últimos relevantes en mucho tiempo.