Sainz coge fuerzas en F1 2022 tras una vital recuperación en el GP de Miami

Eric Calduch analiza el podio de Carlos Sainz en el GP de Miami y su importancia vital de cara al porvenir del Campeonato de Fórmula 1 2022.

Carlos Sainz sigue su particular camino hacia la carrera por el título de Fórmula 1 en 2022. El piloto madrileño ha arrancado un año de adaptación a un nuevo reglamento, viendo como su compañero de equipo, Charles Leclerc, arrancaba con un dominio absoluto. Sainz, además, vio como todo se torcía aún más tras un doble abandono y varios accidentes sucesivos, que le ponían todo en contra para esta temporada. En el GP de Miami, el español se tuvo que anteponer a varios percances, pero acabó cerrando una sólida actuación importantísima para sus intereses, pudiendo coger aire renovado y las fuerzas necesarias para afrontar el veraniego período de carreras europeas.

La temporada de Carlos Sainz empezó con una doble actuación más que aceptable durante las dos primeras carreras. Todo el mundo vio como el español estaba un paso por detrás de su compañero, Charles Leclerc, que se puso al frente del campeonato de forma muy aplastante. Las averías en Red Bull le beneficiaron durante el GP de Bahrein para sumar un 2º lugar y el doblete de Ferrari. Mientras que en Arabia Saudita, el español se las tuvo con Sergio Pérez para mantener un segundo podio consecutivo. Era así como empezaba un año prometedor, que viendo el rendimiento del coche se podía empezar a creer en las posibilidades de luchar por el título.

¡Conoce el canal de Grande Prêmio en Español en YouTube!
¡Sigue a Grande Prêmio en Español en Twitter y en Instagram!

Carlos Sainz necesita empezar una buena racha de resultados para rehacerse del doble abandono en Melbourne e Imola (Foto: Ferrari)

Y, de hecho, esas opciones no han desaparecido del todo, ni mucho menos. Estamos tan solo yendo a por la sexta carrera de la temporada, queda mucho camino por recorrer en un año de grandes incertidumbres gracias al nuevo reglamento de los coches de 2022. No obstante, Sainz vio como todo se torcía a partir de la tercera cita en Australia. Ahí, la mala suerte junto a la alta presión de querer ofrecer resultados a la Scuderia, le acabaron dando una mala pasada a 'Smooth Operator'.

En Melbourne, durante la clasificación, un accidente de Fernando Alonso le acabó dando el día a su compatriota. Sainz no pudo cerrar vuelta por escasos minutos debido a la bandera roja, y un problema mecánico posterior le dejó 10º en parrilla. En carrera, al querer remontar ese mal resultado lo antes posible, pecó de optimista tratando de adelantar por el pelotón y trompeó. Atrapado en la grava, sumaba el primer cero de la temporada. En ese momento, era alentador el pensar que alguien como Max Verstappen ya llevaba dos ceros acumulados, pero sin duda no era buen presagio.

En Imola, la situación empeoró aún más para Sainz. Un accidente en la Q2 le dejaba, de nuevo, 10º en la parrilla de la carrera sprint. Un nuevo error justo en la semana que Ferrari había anunciado su renovación de contrato. Los errores tan costosos se acumulaban, y eso en un equipo de tanta presión en un año tan fundamental como 2022 para la Scuderia, empezaba a no ser nada bueno. En la Sprint remontó hasta el 4º con solvencia, pero el domingo, nueva catástrofe para sus intereses. Una mala salida le metió en medio de los McLaren, llegando a la primera curva siendo envestido por Daniel Ricciardo, terminando una vez más en la grava encallado y con 0 puntos en el casillero.

El fin de semana en Miami empezó de la peor forma posible para Carlos Sainz (Foto: Ferrari)

La situación no podía ser peor. Leclerc seguía liderando el campeonato gracias al amplio colchón que cogió en las primeras carreras. Sainz solo plantaba cara en ritmo durante los entrenamientos libres, dónde se podía apreciar que tenía el ritmo para igualar e, incluso, superar al monegasco. Sin embargo, a la hora de la verdad, tanto en clasificación como en carrera, la presión parecía poder con el madrileño. Errores, un ritmo sistemáticamente inferior al #16 y, además, una mala suerte que le empeoraba aún más las cosas.

Y llegó Miami, dónde las cosas no parecían cambiar de rumbo desde un buen inicio. El jueves, golpe accidental contra una valla del circuito, haciéndose una fea herida en la cabeza. Recuperado, el viernes estrenó las protecciones del nuevo circuito del sur estadounidense. El enésimo error que cometía cuando venía mostrando buen ritmo, recibiendo un fuerte impacto que le dejó secuelas físicas y emocionales para el resto del fin de semana. El golpe le provocó dolores en la zona del cuello, que le afectaron hasta en carrera. Por otro lado, el segundo sector del circuito se le atragantó un poco al español, algo que fue determinante en clasificación, ya que ahí perdió el tiempo que le hizo perder la pole ante Leclerc.

La clasificación de Miami ya fue un punto de recuperación muy positivo para el español. Tras los dos pasados días en los que se hizo daño y, mentalmente, se pudo venir a bajo ante tales situaciones. Sainz supo recomponerse durante el sábado, y acabó rozando su primera pole en la F1. ¿Lo hubiese conseguido de no haber tenido eses percances? Nunca lo sabremos, pero lo que sí podemos afirmar que esa segunda posición fue un punto de inflexión vital para recomponerse mentalmente de toda la mala situación que venía arrastrando. Aún así, faltaba cerrar el resultado, algo que necesitaba hacer el domingo.

Carlos Sainz está a 51 puntos de Leclerc en el Mundial de Pilotos (Foto: Ferrari)

Y lo hizo, y de qué manera. Con un desgaste físico muy grande, dolor en el cuello y con unos Red Bull que se mostraron bastante superiores durante casi toda la carrera. Verstappen le adelantó en la salida, pero poco después ya se vio que el holandés estaba a otro nivel en Miami. Le hubiese adelantado de todas formas... Durante la primera parte de la carrera mantuvo el ritmo de su compañero, y además mantuvo a Checo Pérez atrás con solvencia. Al final de la carrera, a pesar de no mostrar un ritmo igual que el monegasco con neumáticos duros, si que pudo salvar un podio importantísimo frente a un Pérez con el coche tocado pero que venía con todo para superarle.

Y dicho esto, ¿por qué ha sido tan importante este resultado en Miami? Pues bien, Sainz venía de acumular varios errores y hasta dos abandonos, algo muy inusual en él. Sus temporadas están siempre marcadas por la regularidad, por cometer pocos errores y abandonar en muy pocas ocasiones. Esa es la filosofía del español, la regularidad, y la falta de ella podía afectarle muy negativamente a nivel mental, y más al ser la primera temporada que afronta en un equipo ganador y con un coche que le da la oportunidad de poder luchar por victorias, e incluso el título.

Sainz vive el temor constante de convertirse definitivamente en un "escudero" de Leclerc (Foto: AFP)

Sainz llega reforzado a la siguiente cita que, además, es su carrera nacional. Llega el Gran Premio de España que tantos buenos resultados ha podido cerrar en sus campañas anteriores, donde su afición le apoyará de una forma que nunca ha visto ni sentido antes. Las gradas del Circuit de Barcelona-Catalunya se llenarán como nunca antes ha presenciado el madrileño, y muchos de ellos irán expresamente para mostrarle más apoyo que nunca. Puede ser una oportunidad de oro para reafirmarse en esta temporada, para mostrar su verdadero potencial en la Fórmula 1, y confirmarse como una alternativa real a los ya consagrados como aspirantes al título, Verstappen y Leclerc.

El español no tiene mucho margen de reacción. Su papeleta como escudero esta temporada está muy cerca de ser irreversible. Leclerc se está ejerciendo como claro líder de la Scuderia, con unos Red Bull que llegan con fuerza para intentar apretarle en el Mundial de Pilotos. Si Sainz no empieza a ganar, si no llega esa demostración de que puede ser más veloz que su compañero, no le tocará otra que intentar ayudar a su equipo y, además, a su compañero, para poder salvar los títulos de esta temporada. El resultado de Miami es un importante paso adelante en cuestión mental, reforzando su moral para poder afrontar las siguientes citas con más energía para lograr sus metas en 2022. ¿Será España ese inicio de reacción?