Porsche oficializa muerte de acuerdo con Red Bull, que responde: «Tenemos ADN diferente»

Después de muchas especulaciones e incluso acuerdos preoficiales, Porsche ha confirmado este viernes que renuncia a su asociación con Red Bull en la Fórmula 1 a partir de la temporada 2026. El motivo, según la marca alemana, era que el acuerdo no estaría "basado en la igualdad".

El tan esperado matrimonio entre Porsche y Red Bull ya no se producirá. La marca alemana perteneciente al Grupo Volkswagen anunció este viernes que las dos empresas llegaron a un acuerdo. De esa manera, renunciaron a la asociación en la Fórmula 1 a partir de la temporada 2026.

El motivo, según el comunicado emitido por Porsche, fue la resistencia de la base de Milton Keynes a ceder la mitad del control del equipo. Los alemanes han defendido desde el inicio de las negociaciones que el interés es que la asociación sea «en igualdad de condiciones». Ello supondría para Porsche no sólo ser el fabricante de los motores, sino también el propietario del 50% de Red Bull.

¡Conoce el canal de Grande Prêmio en Español en YouTube!
¡Sigue a Grande Prêmio en Español en Twitter y en Instagram!

AUDI; PORSCHE; FÓRMULA 1;
Audi y Porsche, marcas del grupo Volkswagen (Foto: Reproducción)

«En los últimos meses, el Dr. Ing. h.c. F. Porsche AG y Red Bull GmbH han hablado de la posibilidad de que Porsche entre en la Fórmula 1. Las dos empresas han llegado a la conclusión conjunta de que estas negociaciones no seguirán adelante», reza el comunicado oficial emitido por la marca alemana.

«La premisa siempre ha sido que una asociación se basaría en la igualdad, que incluiría no sólo una asociación de motores sino también entre el equipo. Esto no se pudo conseguir», continuó, dejando abierta, sin embargo, la posibilidad de entrar en la F1 a partir de la temporada 2026, pero tomando otro camino. «Con los cambios de reglas definidos, la categoría sigue siendo un entorno atractivo para Porsche, y seguirá siendo monitoreada», cerró la nota.

El jefe de Red Bull, Christian Horner, ha hablado del fin de las negociaciones. El director ha dicho que el proyecto del fabricante alemán «no encajaba» en el ADN del equipo de los energéticos. «Por supuesto, con Red Bull convirtiéndose en un fabricante de motores en 2026, mantener estas conversaciones siempre fue algo natural», dijo el inglés a Autosport. «Esas discusiones concluyeron y llegamos al consenso de que no era correcto participar con Red Bull en la F1», añadió.

«Nos comprometimos a ser fabricantes de motores hace un año y medio, más o menos. Hemos invertido mucho en instalaciones y personal, y el primer motor Red Bull se encendió hace un mes. Así que es un capítulo absurdamente emocionante para nosotros, y nunca ha dependido de un tercero o de un OEM (fabricante de equipos originales, por su sigla en inglés). Sin duda, eso nunca fue un requisito previo», continuó Horner.

El dirigente de Red Bull declaró además que «nunca hubo una discusión financiera», y que cualquier inversión sería aceptada «sólo si encaja con nuestro ADN y nuestra estrategia a largo plazo». «Porsche es una gran marca, pero el ADN es muy diferente. Durante el proceso de debate, quedó claro que había un desajuste estratégico», justificó.

«Red Bull ha demostrado de lo que es capaz en la F1. Y, sin duda, como equipo independiente y ahora fabricante de motores, estamos deseando competir contra los OEM con el tren motriz y el chasis», concluyó Horner.

F2-1024x768.jpeg" alt="" class="wp-image-606377"/>
Audi ya ha hecho oficial su entrada en la F1 en 2026 (Foto: Audi)

Las especulaciones sobre la asociación entre Porsche y Red Bull comenzaron a principios de abril. En ese momento, Volkswagen dio luz verde a la entrada de sus dos marcas deportivas, Porsche y Audi, a partir de la temporada 2026. El año en cuestión marcará un importante cambio en el reglamento técnico de la Fórmula 1, que dará paso a una nueva generación de motores, más orientados a la sostenibilidad.

Todo parecía resuelto cuando, el 27 de julio, la web alemana Motorsport-total informaba de que el acuerdo entre Red Bull y Porsche cobraba fuerza ante la presentación de un documento ante las autoridades antimonopolio marroquíes que revelaba los planes de la asociación, entre los que se encontraba la adquisición del 50% de las acciones del grupo austríaco por parte de la marca alemana. El documento tendría que ser probado tanto dentro como fuera de la Unión Europea. El acuerdo inicial tendría una duración de diez años y la operación se realizaría en Milton Keynes, sede de la escudería.

El 10 de agosto se dio otra fuerte señal de la asociación oficial entre Porsche y Red Bull. El fabricante de Stuttgart registró la marca «F1nally», un juego de palabras con F1 y finalmente. Sólo faltaba la confirmación de la FIA (Federación Internacional del Automóvil) sobre los cambios que se promoverían en la categoría para que se hiciera el anuncio.

Llegaron seis días después, tras la aprobación del Consejo Mundial del Motor de la FIA. Era todo lo que faltaba para que Audi y Porsche pusieran en práctica sus planes iniciales de entrar por fin en la élite del automovilismo mundial. La marca de los cuatro aros salió adelante, anunciando que se convertiría en proveedor de motores a partir de 2026. Sin embargo, existe la posibilidad de que Audi también entre en la F1 como equipo, el plan inicial. Una vez más, Motorsport-total informó de que la puerta de entrada sería la compra de una buena parte de Sauber, que compite bajo el nombre de Alfa Romeo. El acuerdo aún no se ha hecho oficial, pero la marca italiana ya ha anunciado que dejará la base de Hinwil al final de la temporada 2023.

Mientras tanto, Red Bull y Porsche han empezado a entrar en crisis incluso antes de que se sacralice la unión. El sitio web alemán F1-Insider.com informó a principios de esta semana que las dos partes aún no habían llegado a un acuerdo sobre el reparto de acciones. El equipo ha hecho hincapié en el tema de la pérdida de fuerza debido al número de acciones vendidas. Además, recalcó que el valor de mercado ha aumentado en comparación con el año pasado, cuando se iniciaron las negociaciones.

«Porsche no se convertirá en nuestro accionista. Tenemos todas las oportunidades para construir nuestros motores», comentó entonces el asesor Helmut Marko al sitio web alemán. Red Bull también se ha echado atrás en la negociación por el factor Honda. La marca japonesa, socia de la escudería de la bebida energética entre 2019 y 2021, se plantea su regreso en 2026 tras salir del campeonato al final de la pasada temporada.