Pirelli duda que Hamilton hubiese llegado en Turquía sin parar: “Gomas al límite”

Lewis Hamilton intentó una estrategia arriesgada en las vueltas finales del GP de Turquía de alcanzar el podio sin tener que hacer un cambio de neumáticos. Sin embargo, desde Pirelli dudaron del éxito del plan del británico.

Por unos momentos, durante el GP de Turquía del pasado domingo, Lewis Hamilton quiso llevar a cabo una arriesgada estrategia de terminar la carrera sin parar a cambiar los neumáticos intermedios. El objetivo del británico era ahorrar tiempo para alcanzar el podio y estar más cerca de Max Verstappen en el Mundial de Pilotos. Sin embargo, Mario Isola, director de Pirelli en la Fórmula 1, dudó que Hamilton hubiese podido lograr un buen resultado sin parar en boxes.

En una entrevista con la cadena británica Sky Sports, el ingeniero italiano fue claro. "Mirando los neumáticos después de la carrera, diría que no, o al menos estaban al límite", subrayó.

En opinión de Isola, esa estrategia aparejaba demasiados riesgos. "Es un poco peligroso sobrepasar el límite de esa manera. Pero entiendo perfectamente que en condiciones de carrera hay que sacarle el máximo partido al resultado".

¡Conoce el canal de Gran Premio en YouTube!
¡Sigue a Gran Premio en Twitter y en Instagram!

Esteban Ocon logró terminar el GP de Turquía sin cambiar sus neumáticos. (Foto: Reproducción)

El director de Pirelli se refirió sobre el improbable éxito de Esteban Ocon, que no cambió neumáticos y se llevó un punto al arribar décimo. Isola entiende que es una situación diferente a la de Hamilton, ya que al ser autos distintos, desgastan de forma diferente los neumáticos.

"Obviamente, cada auto es diferente, y el nivel de desgaste también. Igualmente, depende la intensidad del ritmo que se emplea durante la carrera", explicó.

"Sin embargo, más o menos todos los neumáticos tenían los cables expuestos. La mayoría de los autos que pararon después de la vuelta 47 o 48, tenían sus ruedas completamente destruidas. Sabemos que el nuevo asfalto es más abrasivo y tiene más agarre que el año pasado, y aunque la pista no estaba seca, seguía abrasiva. Así que estaba muy, muy al límite", continuó Isola.

Una vez más, el ingeniero destacó lo peligroso que hubiera sido terminar la carrera en Turquía sin parar a cambiar los neumáticos. "Sugerí a nuestros ingenieros que avisaran a los equipos para que cambiaran los neumáticos. Seguir así hasta el final implicaba demasiados riesgos", concluyó.