Pierre Gasly y el triste caso de quién no recibirá una segunda oportunidad

Pierre Gasly hizo todo lo necesario para merecer una segunda oportunidad en Red Bull. Aún así, no la recibe. El francés parece destinado a seguir sufriendo en las consecuencias de un 2019 decepcionante.

Pierre Gasly se convirtió en un nombre altamente valorizado en el mercado de pilotos. El francés es talentoso y hace todo por merecer un coche puntero, pero está encarcelado hasta nueva orden en AlphaTauri. El equipo de Faenza sigue siendo incapaz de ser algo más que un equipo competente del pelotón de mitad de parrilla. Es una pena: el único gran momento de debilidad de Pierre fue el primer semestre de 2019, y parece que eso le cerró las puertas de Red Bull por completo.

'Definitivamente' tal vez sea una expresión demasiado fuerte, pero esa es ciertamente la impresión del momento. Gasly aprovechó un 2020 de errores rarísimos en el Mundial de F1 y repitió la dosis en 2021. Si el equipo de Faenza sirva para mostrar servicio y ser convincente antes de ir para Red Bull, Pierre ya cumplió la tarea con elogios. El problema es que una serie de circunstancias muy específicas juegan en contra.

La primera de ellas es la situación de AlphaTauri, antiga Toro Rosso, y como cambió con el paso del tiempo. Oficialmente, los directivos se refirieron a la escudería como una hermana de Red Bull. Es decir, intentando distanciarse de la condición de pequeña en la parrilla para establecerse como una escudería capaz de andar con sus propias piernas. Eso implica en tener un piloto capacitado para capitanear esa evolución en las pistas, y Gasly encaja a la perfección, teniendo el talento comprobado. La cuestión es justamente que ese talento parece ser demasiado grande para ser desperdiciado en luchas por el sexto lugar, eso cuando todo va bien.

¡Conoce el canal de Gran Premio en YouTube!
¡Sigue a Gran Premio en Twitter y en Instagram!

Pierre Gasly sigue en AlphaTauri un año más (Foto: Beto Issa)

La segunda circunstancia es, todavía, el amargo gusto que dejó 2019. Gasly ya había ido bien en Toro Rosso en 2018, aunque en menor escala, ya daba señales de que podría ser un sustituto a la altura de Daniel Ricciardo. El tiempo pasó y, como Pierre fue aplastado por Max Verstappen, Red Bull optó por llamar a Alexander Albon a mitad de año. La decisión de descender a Gasly a mitad de año fue muy cuestionada, pero mucho más por mostrar Red Bull como un triturador de carne. Des del punto de vista de los resultados tenía sentido librarse de un chico que en ciertas ocasiones ni conseguía puntuar.

Gasly mejoró claramente de 2019 hasta hoy, pero eso no satisface aún a Red Bull. La lógica es simple: si no salió bien antes, ¿cómo garantizar que funcionará ahora? Max Verstappen también mejoró en los últimos años y será un desafío aún mayor en la disputa interna. Además, la adaptación de Faenza a Milton Keynes puede ser turbulenta (de nuevo).

La mala suerte de Gasly es que, hasta entonces, nadie había sufrido tanto con Verstappen. La comparación del francés en 2019 fue Daniel Ricciardo, que conseguía presionar al holandés. El tiempo fue justo con Pierre: Alexander Albon hizo un trabajo casi idéntico en el sentido de apenas recoger migas, sufriendo en el segundo coche. Sergio Pérez, a pesar de tener la garantía de estar hasta finales de 2022, aún tiene un gran déficit también.

MAX VERSTAPPEN; GP DA ITÁLIA; F1;
Max Verstappen dificultó la vida de Pierre Gasly (Foto: Bryn Lennon/Getty Images/Red Bull Content Pool)

Verstappen, la verdad sea dicha, se volvió un piloto prácticamente imbatible dentro de Red Bull. Si tres pilotos de buen nivel -Gasly, Albon y Pérez- sufrieron de valiente, ¿quién será capaz de luchar de igual para igual? Hay que recordar que Daniel Ricciardo, normalmente considerado mejor aún que esos tres, ya quedó bien atrás de Max en 2018, el año que mostró que maduró más.

Gasly se quemó por ser comparado con un gigante, pero que en la época aún no era reconocido como tal. Sabiendo como Red Bull funciona, como una obsesión en dar el brazo a torcer, es difícil de creer que la opinión del consultor Helmut Marko cambie tan fácilmente. Estar quemado es estar quemado, punto.

La carrera de Gasly en la F1 no está terminada. El francés aún tiene la oportunidad de ir para un equipo que lo valore, que lo vea como un verdadero piloto puntero. Hasta entonces, solo quedará actuar en condición de líder de un equipo de media tabla de F1.