#ViejoTaller: Maldonado se beneficia de una temporada loca y gana en España

Pastor Maldonado logró la pole y ganó el GP de España que pasó a la historia como una de las carreras más inexplicables de todos los tiempos. En 2012, en la temporada del surrealismo, el venezolano tuvo su gran momento de gloria en la Fórmula 1 y en su carrera.

Pastor Maldonado se ha convertido en un personaje del folclore de la Fórmula 1 y es constantemente recordado como alguien que ha estado involucrado en algunos de los accidentes más bizarros de los últimos tiempos en la categoría. Pero, al mismo tiempo, Pastor es también el protagonista de uno de los mayores cuentos de hadas del automovilismo del siglo XXI: el GP de España de 2012.

Hace exactamente diez años, Maldonado entró en la historia de la Fórmula 1 de forma gloriosa, por no decir heroica. En la temporada que resultaría ser la más imprevisible de la era moderna de la categoría, pasó un poco de todo: hubo victorias de los nuevos Mercedes, de los Lotus negros, Sauber frecuentando el podio, nano equipos y, por supuesto, no faltó el triunfo de Williams, por muy mala que fuera la fase de la escudería de Grove.

Viniendo de un pésimo 2011, empujado por los motores Cosworth, Williams estaba básicamente tratando de sobrevivir en 2012. La reanudación de la asociación con Renault vino acompañada de la formación de un dúo con dos pilotos que ayudaron -mucho- a la escudería a salir adelante: Maldonado, con todo el apoyo del gobierno venezolano, y Bruno Senna, que aportó patrocinadores brasileños y ocupó el puesto que, el año anterior, pertenecía a Rubens Barrichello.

¡Conoce el canal de Grande Prêmio en Español en YouTube!
¡Sigue a Grande Prêmio en Español en Twitter y en Instagram!

El Williams de 2012 fue mucho mejor que el de 2011 (Foto: Reproducción)

El nuevo reglamento acercó la parrilla al extremo y el campeonato, de manera concreta, sólo se decidió en la etapa asiática. Fue allí donde, de la nada, Red Bull y Sebastian Vettel empezaron a ganar Singapur, Japón y las horribles carreras de Corea del Sur e India. Allí estaba garantizado el triunfo de Seb. Pero, aparte de esas cuatro carreras seguidas, el campeonato fue un caos absoluto.

Y el comienzo fue aún más imprevisible. Jenson Button abrió el año ganando con McLaren en Australia. Luego, Fernando Alonso ganó con Ferrari, en Malasia, donde Sergio Pérez puso a Sauber en segundo lugar. En China, Mercedes se impuso con Nico Rosberg, mientras que Sebastian Vettel ganó la carrera en Bahrein con Red Bull. Sí, cuatro equipos diferentes ganando en cuatro rondas. Y había espacio para más.

Williams abrió el campeonato de forma discreta en general, pero mucho mejor que en 2011, cuando sumó, en todo el año, sólo 5 puntitos, 4 de ellos de Barrichello y 1 de Maldonado. En 2012, Pastor ya fue octavo en China y Senna fue sexto en Malasia y séptimo en Shanghai. Resultados decentes, pero nunca podrían haber predicho lo que se vio en el circuito de Cataluña.

Pastor Maldonado: un héroe improbable (Foto: Reproducción)

#ANALISISGP
Igual que Max Verstappen, Liberty Media salió victorioso del GP de Miami de Fórmula 1
Fiabilidad de Red Bull: ¿Otro rival de Verstappen en la lucha por el título?

Las sesiones de ensayos libres del viernes indicaban una interesante lucha entre McLaren, Ferrari y Red Bull, pero los Libres 3, el sábado por la mañana, puso nuevos elementos en juego: Maldonado, con Williams, fue segundo, mientras que Kamui Kobayashi puso a Sauber en el Top 3. Podría ser otra carrera de varios equipos en liza.

Pero no fue así. Es decir, hubo una verdadera sorpresa, pero no un paquete lleno de coches diferentes, una carrera loca, nada de eso. Fue una sorpresa, pero una sorpresa dominante: Maldonado llevó a Williams a la pole y a una victoria indiscutible.

En la clasificación, tras liderar la Q2, Pastor terminó segundo en la sesión para lograr la pole. Pero todo conspiraba a su favor. Nada más terminar su vuelta rápida, Hamilton, que había marcado una vuelta absurda y estaba primero, quedó sin combustible. El reglamento era claro: los coches tendrían que tener muestras de combustible para las pruebas posteriores a la sesión. Lewis no tenía ninguna, fue descalificado. Y ahí estaría Maldonado con su primera -y única- pole de su vida en la F1.

Pastor Maldonado ganó en España (Foto: Reproducción)

Llegó la carrera y, rodeado de nombres como Alonso, Kimi Räikkönen, Nico Rosberg, Vettel e incluso otros con coches rápidos como Romain Grosjean y Pérez, parecía correcto decir que Maldonado sería arrollado en la salida. Es cierto que Alonso adelantó al venezolano, pero eso fue todo. Pastor fue segundo y no bajó más.

Por el contrario, Pastor sólo saldría de ahí de vuelta a la cima, cuando Ferrari y el español se complicaron. En la segunda ventana de paradas en boxes, Alonso se quedó atrás de los rezagados, era la clave para que Williams diera con el objetivo. El bicampeón del mundo se puso detrás de Maldonado y fue un juego del gato y el ratón.

Presionado por Alonso y, más adelante, también por Räikkönen, Maldonado parecía un veterano en esa posición. Era como si hubiera estado liderando y ganando carreras toda su vida. Una naturalidad que asustaba. Miente quien dice que, durante esas 66 vueltas, no esperó el momento de Pastor para 'maldonadear', chocar, cometer un error, hacer un trompo. No ha ocurrido.

El historial de accidentes quedó atrás, el hombre se convirtió entonces en un ganador de carreras en la F1. Fue casi un único acto de gloria en la vida de Pastor en la categoría, pero valió por todo lo demás, fue prácticamente toda la historia de Venezuela en la F1 en menos de 2 horas allí.

El hombre a hombros de dos campeones del mundo (Foto: Reproducción)

El día mágico de Williams estuvo a punto de acabar en tragedia. Unos minutos después del final de la carrera, mientras el equipo se reunía fuera de los boxes para la foto conmemorativa y el discurso de Frank Williams, un tanque de combustible explotó dentro del garaje, dejando a un mecánico cubierto de quemaduras. Se inició un gran incendio que sólo pudo ser controlado gracias a la unión de fuerzas de los miembros del equipo, Caterham y Force India, que se apresuraron a ayudar. Maldonado apareció de nuevo, rescatando a su sobrino Manuel, que tenía la pierna inmovilizada por una lesión.

Después de ese año, Maldonado pasó tres temporadas más en la parrilla, dos de ellas en Lotus. Muchos accidentes, pocos puntos y una quiebra de la petrolera PDVSA después, el final de la línea se acercaba para el héroe de aquel 13 de mayo de 2012. Pero la misión estaba cumplida: Williams volvía a ganar después de 8 largos años, y ahora está en medio de otros 10 desde entonces.

"Es una sensación increíble ganar mi primera carrera. El coche fue muy consistente, fantástico de pilotar y nuestro ritmo fue muy fuerte todo el tiempo. Alonso me presionó mucho, pero cuidé mis neumáticos y mantuve la diferencia hasta el final. El equipo ha trabajado muy duro durante todo el año, esta victoria es para ellos. Ser el primer venezolano en ganar en la F1 es un gran honor y espero ganar más carreras en el futuro", dijo Pastor tras la prueba.

No ganó más, es cierto. De hecho, ni siquiera se acercó, ni siquiera subió al podio. Pero eso está bien. Habiendo puntuado en sólo 14 rondas en toda su carrera en la F1, Maldonado no necesitaba nada más. Hizo historia, conmocionó al mundo. Pastor, para siempre, será un ganador de carreras en la mayor de las categorías del deporte motor.

Eric Calduch repasa todo lo que se vivió durante la primera carrera en las calles de Miami | GP A LAS 10