O’Ward siente “locura gigante” al probar un McLaren de F1: “Nada se acerca a esto”

Patricio O’Ward, piloto destacado de la Indy, terminó impresionado con la potencia de un McLaren de Fórmula 1 al participar en los tests colectivos.

Zak Brown, jefe de McLaren, le cumplió su promesa a Pato O'Ward. El estadounidense le había prometido al piloto mexicano que podría manejar un McLaren de F1 si lograba una victoria en la temporada 2021. Pues bien, Pato duplicó las expectativas, triunfó en Texas y Detroit, y la deuda se cumplió este martes en el circuito de Yas Marina. Después de participar en los tests de postemporada, O'Ward terminó impresionado y feliz con la potencia del auto.

"La oportunidad es rara, una vez en la vida, pero ¡hombre, qué cosa! Estos autos son ridículos", comentó el mexicano. "Me esperaba algo loco y descabellado. Pero esto es una locura. Una locura multiplicada por diez. Lo que estos coches son capaces de hacer… no sé cómo. Pensé que la Indy era rápida. Esto una locura. No sé qué más decir", comentó O'Ward, impresionado por la experiencia.

¡Conoce el canal de Gran Premio en YouTube!
¡Sigue a Gran Premio en Twitter y en Instagram!

Pato O’Ward, piloto de McLaren en Indy, se probó en un McLaren de Fórmula 1. (Foto: McLaren)

Pato consiguió terminar el primer día de pruebas con el cuarto puesto, en una jornada que tuvo a jóvenes pilotos probando los coches de la temporada 2021. Además, algunos competidores de la actual parrilla de Fórmula 1 también salieron a la pista, incluido el campeón del mundo Max Verstappen, para probar los nuevos neumáticos de 18 pulgadas de Pirelli para 2022.

O'Ward aseguró que se sorprendó con el auto apenas salió a la calle de boxes, y afirmó que no había comparación con ningún otro auto que hubiera manejado en su vida. Sólo tres pilotos quedaron por delante del mexicano al final del día: el campeón de la Fórmula E, Nyck De Vries, que lideró la tabla de tiempos de Mercedes, Liam Lawson, de Red Bull, y el campeón de la Fórmula 2 de 2021, Oscar Piastri, que pertenece a la Academia de Alpine.

"Ya en la primera vuelta, en cuanto salí [a la pista], sentí la potencia, el agarre, la frenada. Esa cosa hace todo lo que quieras que haga. Qué gran experiencia, y qué auto", volvió a derretirse Pato. "Te sientes muy bien, el cambio de dirección, la presión aerodinámica, la potencia de frenado. No se parece a nada más. Nada de lo que he conducido se acerca a esto, ni siquiera un poco. Es increíble", continuó.

Por último, el conductor destacó que, incluso con la impresionante experiencia, no fue capaz de exprimir al fondo el auto. Según él, esto se debe a su propia condición física, con un cuerpo que no está acostumbrado a los rápidos cambios de dirección de la F1. "Mi cuello está destrozado", reveló. "En las últimas vueltas, miraba hacia abajo intentando ver por dónde iba a 290 km/h", cerró.