Como Max Verstappen, Liberty Media salió victorioso del GP de Miami de Fórmula 1

La primera edición del GP de Miami no entusiasmó a nivel deportivo, pero la relación entre la Fórmula 1 y Estados Unidos se vio reforzada por todo el entretenimiento que rodeó al evento.

Mucho se ha hablado desde la semana pasada del esfuerzo de acercamiento entre la Fórmula 1 y Estados Unidos desde que Liberty Media tomó el control de la categoría en 2017. Ha lanzado, en colaboración con Netflix, una serie detrás de las cámaras de la F1 con un estilo que va muy bien para el público estadounidense, ha creado más Grandes Premios en el país y sueña con un representante de Estados Unidos en algún cockpit.

Las dos partes habían estado coqueteando mucho durante los últimos años, salieron a cenar este fin de semana y, al parecer, la noche fue un éxito. Sin embargo, para definir el éxito del Gran Premio de Miami hay que enfocar el evento desde dos perspectivas distintas, la deportiva y la del entretenimiento.

¡Conoce el canal de Grande Prêmio en Español en YouTube!
¡Sigue a Grande Prêmio en Español en Twitter y en Instagram!

La Fórmula 1 realizó un evento con la cara de Estados Unidos en Miami (Foto: Red Bull Content Pool)

La pista rápida, con una recta muy larga y curvas de baja velocidad, creaba expectativas de cierta emoción, además de la posibilidad de que el coche de seguridad acercara los monoplazas y las nuevas oportunidades de disputa. Sin embargo, los problemas empezaron el viernes, con los pilotos quejándose principalmente de la falta de agarre en el asfalto, lo que llevó a reformas de última hora, pero que no solucionaron el problema.

La constructora responsable del circuito dijo antes del inicio de las actividades que la pista estaba diseñada para ser "traicionera" y provocar errores durante la carrera, pero lo que vimos fueron unos cuantos accidentes en los entrenamientos libres, uno más grave de Esteban Ocon, que le dejó fuera de la clasificación, y fallos menores durante la carrera. Los errores que dieron emoción a la carrera, como el choque de Gasly contra Norris y la colisión entre Vettel y Schumacher, tuvieron poco que ver con la pista.

La afamada recta de más de 1 kilómetro fue escenario de pocos adelantamientos, incluso con el uso del DRS. La mayoría de las veces, el espacio se utilizaba para una aproximación y los intercambios de posiciones se producían más a menudo al final de la recta principal, que llegaba poco después.

La larga recta que abría el sector 3 de la pista de Miami cumplió menos de lo que prometía (Foto: Reproducción/F1)

Para empeorar el aspecto deportivo, Max Verstappen dio poco margen a la emoción en la lucha por la victoria. De hecho, no hubo ninguna pelea. El holandés salió tercero, adelantó a Carlos Sainz en la salida y dejó atrás a Charles Leclerc en la vuelta 10. La salida del coche de seguridad tras el accidente de Norris podría haber barajado las cosas, pero el vigente campeón resistió el tímido ataque del monegasco, que sigue liderando el campeonato, y subió al escalón más alto del podio.

Entonces, ¿quién acudió al Autódromo Internacional de Miami, que acogió a más de 200.000 personas durante los tres días del evento, se aburrió? No, en absoluto. Los tres días de actividades en torno al Hard Rock Stadium fueron exactamente como le gusta al público estadounidense de manera general, especialmente a los de mayor poder adquisitivo.

El GP de Miami fue una gran reunión social de los ricos con mucho bombo y platillo y una carrera de por medio. Una marina falsa -que permitía el acceso por el módico precio de 40 mil dólares para cuatro personas-, piscinas con sirenas, un artista de moda cantando el himno de Estados Unidos -esta vez fue Luis Fonsi, del exitazo "Despacito"-, entre otras extravagancias.

El cantante puertorriqueño Luis Fonsi entonó el himno estadounidense antes de la carrera (Foto: Reproducción/F1)

Uno de los patrocinadores del evento instaló un " beach club " entre las curvas 11, 12 y 13 para los que querían ver la Fórmula 1 en directo. O algo así, ya que las imágenes aéreas mostraron que mientras se desarrollaban los entrenamientos e incluso la carrera, muchos de los presentes prefirieron quedarse de espaldas a la pista disfrutando del ambiente.

Y en medio de todo ello, un aluvión de famosos: Michelle Obama, Michael Jordan, David Beckham, Maluma, Pharrell Williams, Bad Bunny, Calvin Harris, Tom Brady, Will.I.Am, Serena y Venus Williams, Tommy Hilfiger, George Lucas, Michael Douglas, Mila Kunis, Ashton Kutcher, Juan Martín del Potro y Paris Hilton, entre otros. Quien entregó los trofeos en el podio fue Dan Marino, estrella del equipo de fútbol americano dueño de la casa, los Miami Dolphins.

Y el público "común" no tenía nada de qué quejarse. Disfrutaron de los conciertos de Post Malone, Zedd, The Chainsmokers, entre otros, además de ver de cerca a Max Verstappen y Lewis Hamilton, los dos mayores rivales del automovilismo actual. Situaciones que se llevan muy bien en Instagram.

Lewis Hamilton, Michael Jordan, David Beckham y Tom Brady antes del GP de Miami (Foto: Mercedes)

Así que se podría decir que el deporte perdió este domingo en el sur de Florida con una carrera de grado 5 en el mejor de los casos. El fin de semana fue muy parecido a algunos de la Fórmula E y sus circuitos que tienen mucho entretenimiento y poca emoción en la pista.

Pero para Liberty Media, se trata de caer en el gusto de los americanos. Es poco probable que el Autódromo Internacional de Miami no vuelva a llenarse el año que viene y que la expectación por el GP de Las Vegas, la meca del espectáculo americano, no sea aún mayor. Por lo tanto, es imposible decir que el grupo que dirige la Fórmula 1 no dejó el sur de Florida como ganador.