Kvyat se opone a la guerra, pero protesta contra veto a rusos en el deporte

Daniil Kvyat, piloto reserva de Alpine en F1 y del G-Drive en el WEC, calificó como "injusta" la posibilidad de veto a los deportistas rusos.

En vísperas de una reunión extraordinaria de la FIA (Federación Internacional del Automóvil), Daniil Kvyat utilizó las redes sociales para protestar contra el creciente veto a la participación de atletas y equipos rusos en eventos mundiales. El piloto reserva de Alpine en F1 y G-Drive en el Mundial de Resistencia evaluó que el deporte y la política no deben mezclarse.

El lunes, a raíz de una petición de la Federación Ucraniana de Automovilismo para que el organismo suspenda las licencias de los pilotos rusos, la FIA convocó una reunión extraordinaria del Consejo Mundial para tratar la evolución del conflicto en Europa del Este.

El ataque de Rusia a Ucrania provocó una ola de reacciones en todo el mundo. Mientras los países se ocupan de las sanciones, las federaciones deportivas actúan dentro de los límites de lo que pueden. El pasado fin de semana, por ejemplo, la FIFA decidió suspender indefinidamente a Rusia de las competiciones internacionales de fútbol, una medida que afecta no sólo a la selección nacional sino también a los clubes. Los equipos que debían enfrentarse a Rusia en la fase de clasificación para el Mundial de Qatar, por ejemplo, ya habían anunciado su negativa a jugar.

¡Conoce el canal de Grande Prêmio en Español en YouTube!
¡Sigue a Grande Prêmio en Español en Twitter y en Instagram!

Además de Kvyat, Nikita Mazepin, de Haas, es otro piloto que podría terminar perjudicado en caso de que haya un veto a los deportistas rusos. (Foto: Haas)

El propio Comité Olímpico Internacional, que evita tomar partido en los conflictos, emitió un comunicado en el que recomendaba excluir de las competiciones a los atletas y funcionarios rusos y a los de Bielorrusia, que respalda a los rusos en el ataque a Ucrania.

En las redes sociales, Kvyat se opuso a la guerra. Luego, pidió una solución pacífica al conflicto, pero subrayó que el deporte y la política no deben mezclarse.

"Realmente espero una solución pacífica de esta situación con Ucrania. Deseo que todos podamos vivir en paz", escribió Kvyat. A continuación, añadió: "ojalá todas las partes implicadas puedan encontrar una solución sentándose juntas y manteniendo un diálogo respetuoso. Me aterra ver a dos naciones hermanas en conflicto. No quiero que las acciones militares y las guerras influyan en el futuro de la humanidad. Quiero que mi hija y todos los niños disfruten de este hermoso mundo", siguió.

"También me gustaría subrayar y decir a todas las federaciones deportivas del mundo, incluido el Comité Olímpico Internacional, que el deporte debe mantenerse al margen de la política. Impedir que los atletas y equipos rusos participen en competiciones mundiales es una solución injusta. Es algo que va en contra de lo que el deporte nos enseña en principio, que es la unidad y la paz", valoró. "¿Qué otra cosa, si no el deporte, ayudará a unir a las naciones en el futuro?", se preguntó Kvyat.

¿Cómo se originó el conflicto entre Rusia y Ucrania?

La FIA discutirá la evolución del conflicto en Europa del Este (Foto: AFP)

El 21 de marzo, el presidente ruso Vladimir Putin reconoció, mediante un decreto, la independencia de las provincias separatistas ucranianas de Donetsk y Luhansk. La medida generó sanciones de la Unión Europea y Estados Unidos al gobierno y las empresas rusas. De esta manera, aumentó también el temor a un enfrentamiento armado en la región.

La tensión se disparó en Europa del Este el día 24, cuando Rusia atacó a Ucrania en una acción que Kiev calificó de "invasión total". En la madrugada del pasado jueves, Putin anunció en un comunicado una "operación militar especial" para "proteger a la población del Donbass", una zona de mayoría étnica rusa en el este de Ucrania.

El mando militar ruso afirmó que "las armas de precisión están degradando la infraestructura militar, las bases aéreas y la aviación de las Fuerzas Armadas de Ucrania". En la televisión, Putin dijo que Rusia no estaba planeando una ocupación de Ucrania, pero amenazó con una respuesta "inmediata" a cualquiera que intentara interrumpir la operación. El gobernante ruso recomendó a los soldados ucranianos que se rindieran y volvieran a casa. "De lo contrario, se culparía a la propia Ucrania del derramamiento de sangre", advirtió.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelensky, decretó la ley marcial en todo el país, instituyendo un régimen de guerra y retirando a gran parte de los reservistas de las fuerzas armadas. Esto incluyó la prohibición de salir del país durante los próximos 30 días a los hombres de entre 18 y 60 años.

Vladimir Putin junto a Dmitry Mazepin, empresario ruso y padre de Nikita, piloto de Haas en F1. (Foto: Gobierno de Rusia)

El conflicto llega a su sexto día el martes. Según el ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados), más de 600.000 personas abandonaron Ucrania. También alrededor de un millón de personas huyeron de sus hogares pero permanecen en el país.

Esta mañana, un misil impactó en el centro de Kharkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania, afectando a un edificio del gobierno local en el centro de la Plaza de la Libertad. Al menos diez personas murieron y decenas resultaron heridas. Por este motivo, el presidente Zelensky calificó el ataque ruso de "terrorismo de Estado".

Según el Departamento de Defensa de Estados Unidos, casi el 75% de las fuerzas rusas desplegadas en las fronteras ucranianas ya están dentro del país. Sin embargo, la fuerte resistencia de los combatientes ucranianos frenó el avance de las tropas rusas. En los próximos días se espera que el ejército de Vladimir Putin prepare un asalto aún más destructivo para tomar la capital, Kiev.