Jefes de equipo defienden la decisión de correr en Jeddah: "Abandonar no era la mejor opción"

Los pilotos decidieron en una reunión entre ellos seguir con normalidad el GP de Arabia Saudita, y los jefes de Ferrari, McLaren, Haas y Aston Martin salieron en defensa de la decisión.

Tras horas de reuniones en el paddock de Jeddah, los pilotos llegaron a la misma conclusión que los jefes de equipo de la Fórmula 1 y decidieron continuar con el Gran Premio de Arabia Saudita con normalidad, a pesar de las tensiones en el lugar de celebración, después de que un misil impactara en la refinería de la petrolera estatal Aramco, a 10 kilómetros del circuito que acoge la categoría. Este sábado, antes de la última sesión de ensayos libres y de clasificación, algunos jefes abordaron el tema y se mostraron de acuerdo con las decisiones de sus pilotos.

Mattia Binotto, comandante de Ferrari, calificó de "positivo" el hecho de que los pilotos se hayan unido para tomar sus propias decisiones y destacó la importancia de los competidores para el deporte. Además, el italiano admitió que no todo el mundo estaba contento, pero trató de destacar los efectos positivos que la F1 puede aportar a Jeddah.

"Hay 20 pilotos, cada uno tiene su propia opinión. Era importante para ellos iniciar el debate. Su voz importa, son la estrella del deporte. No hay mucho que añadir. Somos un deporte, pero también tenemos que difundir la positividad e intentar hacer cambios positivos", subrayó Binotto.

Mattia Binotto es el jefe de Ferrari, que ganó la primera carrera de 2022 en la F1 (Foto: Ferrari)

¡Conoce el canal de Grande Prêmio en Español en YouTube!
¡Sigue a Grande Prêmio en Español en Twitter y en Instagram!

"No se trata sólo de democracia, sino también de aportar diversidad e inclusión. Se puede discutir si es correcto o no correr aquí, no hemos dicho que [los pilotos] estén contentos al cien por cien. Era importante que iniciaran la conversación, y el hecho de que lo hicieran es algo positivo", señaló.

Binotto fue el primero en revelar que las autoridades locales han dado verdaderas garantías de seguridad a los presentes en el paddock y agregó que Arabia Saudita "no puede permitir" que las amenazas acaparen la atención en Jeddah.

"Si hubiera habido una mínima amenaza, las autoridades saudíes habrían cancelado la carrera en el acto", opinó. "[Las amenazas] Son lo último que pueden permitir en el centro de atención ahora", concluyó el jefe de Ferrari.

ANDREAS SEIDL; MCLAREN; F1;
El jefe de McLaren, Andreas Seidl, ha admitido que la F1 es un "gran negocio" y que debe continuar (Foto: McLaren)

Andreas Seidl, director del garaje de McLaren, siguió una línea similar a la del italiano. Para él, era importante que los pilotos se reunieran para escuchar las garantías de las autoridades locales, de modo que se pudiera entender mejor cómo se haría la seguridad de los miembros del paddock.

VER TAMBIÉN
ANÁLISIS GP: Arabia Maldita
Alonso, Hamilton y al menos otros 3 pilotos intentaron boicotear el GP de Arabia Saudita

"Fue una noticia muy alarmante ayer cuando vimos el incidente", admitió Seidl. "Creo que era importante tener nuestro tiempo con los pilotos ayer, los pilotos entre sí también y con la FIA, la Fórmula 1 y las autoridades aquí [Jeddah] para tener una visión buena y transparente de lo que pasó y lo que podemos esperar en términos de seguridad", comentó.

"Nuestros pilotos son los héroes de este deporte, tienen que hacer oír su voz. Es importante que hayan tenido esta discusión. Todos llegamos a la misma conclusión: lo correcto es continuar, después de las garantías que nos han dado", explicó.

Como no podía ser de otra manera, la Fórmula 1 fue duramente criticada por decidir mantener la carrera en el país, que además de la amenaza del grupo rebelde Houthi, es también un actor importante en la guerra de Yemen -considerada por la ONU como la mayor crisis humanitaria del planeta, en la que se espera que 19 millones de personas pasen hambre en las próximas semanas-.

Steiner llegó a plantear la posibilidad de poner a Pietro Fittipaldi a conducir en Jeddah (Foto: Eric Calduch/GRANDE PRÊMIO)

Seidl refutó las acusaciones diciendo que la F1 es, de hecho, un negocio. Para él, aunque la seguridad es importante, todo el mundo quiere hacer crecer el deporte, y dijo que confiaba en que se tomaría la mejor decisión por el bien de la seguridad de todos.

"La F1 es un deporte global, un gran negocio", continuó. "Todos tenemos interés en hacer crecer este deporte. Al mismo tiempo, la seguridad debe ser lo primero. Confío al 100% en que la F1 tomará la decisión correcta", recalcó.

El jefe de Haas, Guenther Steiner, adoptó una línea ligeramente diferente a la de los demás directivos. El italiano no mostró interés en la conversación de los pilotos y destacó el hecho de que las familias de las autoridades siguen presentes en el circuito de Jeddah incluso después del ataque con misiles, lo que para él es garantía suficiente de que la situación es segura.

"No sé de qué hablaron los pilotos, pero tampoco necesito saberlo", declaró. "Cuando entramos, fueron muy racionales. Nos aseguraron que sería seguro. No tengo ni idea de por qué estuvieron juntos tanto tiempo. Si las autoridades están aquí con sus propias familias y se sienten seguras, entonces yo me siento seguro", admitió.

MIKE KRACK; ASTON MARTIN; BMW
Mike Krack es ahora el jefe de Aston Martin, y ya ha comenzado su primera rueda de prensa hablando de polémica (Foto: BMW Motorsport)

"Las principales autoridades nos han dado detalles técnicos de las medidas de seguridad", reveló Steiner. "Estas personas y sus familiares están aquí en la pista, así que también por esa razón, creemos en las garantías", añadió Steiner, antes de plantear la posibilidad de tener a Pietro Fittipaldi en pista en caso de que alguno de sus pilotos abandone.

"Si algún piloto no quiere correr, pondríamos a Pietro [Fittipaldi]", afirmó. "No puede esperar. Esa sería la solución", finalizó Steiner.

Por último, el nuevo jefe de Aston Martin, Mike Krack, dejó claro que la escudería no intentará forzar a ningún piloto que no quiera correr en la pista, aunque indicó que la decisión no será aceptada inmediatamente.

"Obviamente, no se puede obligar a alguien que no quiere correr a que se suba, o no será una conducción cómoda", subrayó. "No estábamos en esa situación, pero si lo estuviéramos, habríamos respetado la opinión o las preocupaciones de los pilotos. Por supuesto que intentaríamos hablar, entender, llegar a un consenso. Pero creo que debemos respetar lo que esas personas [los pilotos] quieren", concluyó.