Hamilton no está “furioso” con Mercedes: “Ganamos y perdemos como equipo”

Después del enojo que mostró en la comunicación de radio durante las últimas vueltas del GP de Turquía debido a los errores de estrategia, Lewis Hamilton se mostró conciliador este lunes con Mercedes.

El resultado del GP de Turquía fue decepcionante para Lewis Hamilton. El siete veces campeón se planteó llegar hasta el final de la carrera sin parar a cambiar sus desgastados neumáticos intermedios cuando iba tercero, hasta que empezó a perder dramáticamente rendimiento. Por eso, Mercedes lo llamó a boxes para calzar un juego nuevo de intermedios, una estrategia que evitó alguna posible rotura, pero que le hizo perder dos posiciones.

Poco después del final, Lewis no ocultó su descontento con la estrategia adoptada por el equipo de Brackley. "Deberíamos haber parado antes o no hacerlo. Horas más tarde, Hamilton se refirió en Instagram sobre el tema y explicó que no está enfadado con Mercedes, sino todo lo contrario.

¡Conoce el canal de Gran Premio en YouTube!
¡Sigue a Gran Premio en Twitter y en Instagram!

Sergio Pérez y Lewis Hamilton protagonizaron un gran duelo en el GP de Turquia (Vídeo: F1)

Según el británico, la situación fue "magnificada" por la prensa y además negó estar enojado con su equipo. Luego, explicó que este tipo de decisiones deben tomarse con poca antelación, según las circunstancias de cada competencia.

"He visto parte del material de prensa esta mañana, y han magnificado demasiado el incidente de ayer, sobre cuándo parar", escribió. "No es cierto que digan que estoy enfadado con mi equipo. Somos un grupo que trabaja duro para construir la mejor estrategia. Pero a medida que avanza la carrera, hay que tomar decisiones, ya que hay muchos factores que cambian constantemente".

Mercedes llamó a Hamilton a boxes, pero el británico prefirió inicialmente quedarse en pista. En la vuelta 50 de un total de 58, decidió finalmente parar, pero para entonces ya era demasiado tarde. Los nuevos neumáticos intermedios no contaba con la temperatura suficiente, y Pierre Gasly llegó a acercarse hasta menos de un segundo del británico. Al final, el siete veces campeón se mantuvo quinto, pero vio cómo Max Verstappen terminaba segundo y volvía a convertirse en líder del campeonato.

Lewis Hamilton intentó llegar hasta el final sin cambiar neumáticos, pero abortó esa estrategia. (Foto: Mercedes/LAT Images)

Según Hamilton, fue su decisión quedarse en la pista, en una estrategia que no funcionó. Y para Mercedes, llegar al final de la carrera sin entrar a boxes hubiera hecho que Hamilton terminara la carrera por detrás de Gasly.

"Ayer nos arriesgamos a quedarnos en la pista con la esperanza de que se secara, pero no fue así", dijo. "Quería arriesgar e intentar llegar hasta el final, pero fue mi decisión y no funcionó. Al final paramos y fue lo más seguro. Hemos vivido y aprendido. Ganamos y perdemos como equipo", dijo.

Uno de los diálogos que más llamó la atención en el GP de Turquía fue al final de la carrera, cuando Peter Bonnington, 'Bono', el ingeniero de carrera de Hamilton, le advirtió sobre el acercamiento de Gasly. El conductor mostró irritación en su respuesta. "Déjame en paz".

Sobre las reacciones en la radio todavía durante la carrera, el conductor justificó. "No esperes que sea educado mientras corro. Somos muy apasionados y en el calor del momento esa pasión puede salir, como con todo el mundo. Mi corazón y mi espíritu están en la pista, es ese fuego interior que me hizo llegar tan lejos, pero cualquier angustia se resuelve rápidamente y hablamos, pensando ya en la próxima carrera", cerró.