FIA planea pruebas más precisas para medir alerones flexibles en la F1 2022

La FIA admitió que hacen falta ensayos más precisos para medir cualquier elasticidad inteligente en los alerones traseros de los equipos de la Fórmula 1.

En medio de las diversas rencillas entre Red Bull y Mercedes a lo largo de la temporada 2021 de Fórmula 1, una de ellas fue sobre los alerones flexibles. Fue durante el GP de España, cuando Lewis Hamilton observó un leve movimiento en el alerón trasero de Max Verstappen, que se flexionaba en altas velocidades. Esta herramienta, considerada ilegal por Mercedes, pero legal por Red Bull, se mantuvo en vigencia durante la primera mitad del campeonato. Con el receso de mitad de año, la FIA eliminó cualquier tipo de tolerancia para la flexbilidad de los alerones.

Algunas carreras después, la protesta vino del lado contrario. En el GP de Sao Paulo, Red Bull acusó a Mercedes de utilizar un alerón flexible que incrementaba su velocidad en las rectas, con cerca de 20 kilómetros de diferencia entre el W12 de Hamilton por sobre el RB16B de Max Verstappen. Por este motivo, la FIA (Federación Internacional del Automóvil) decidió hacer unas pruebas en el GP de Qatar para conocer el funcionamiento de los alerones traseros de todos los equipos. Y al respecto, Nikolas Tombazis, jefe de asuntos técnicos del organismo, reveló que no se encontró nada fuera de lo normal, pero reconoce que se necesitan mejores pruebas.

"En Qatar, no se identificó ningún funcionamiento anormal ni nada parecido", explicó Tombazis, en una entrevista con el sitio web británico Autosport. "No encontramos nada preocupante. No ha sido una mala prueba, pero se puede mejorar. Así que estamos pensando en cómo hacer algunas mejoras para 2022", añadió.

¡Conoce el canal de Gran Premio en YouTube!
¡Sigue a Gran Premio en Twitter y en Instagram!

Nicholas Tombazis, director técnico de la FIA. (Foto: Reproducción/Twitter)

Las mejoras que dice Tombazis están relacionadas con la elasticidad aerodinámica de las alas. En otras palabras, la FIA intentará ayudar a los equipos a desarrollar el mecanismo para que no tengan problemas en el futuro. Pero para eso, por supuesto, será necesario tener una prueba más precisa para una situación de carrera.

"La razón por la que la prueba no es tan buena es que técnicamente el borde trasero del ala sube bastante", explicó. "Y si lo impulsas en sentido descendente, es bastante rígido, así que queremos impulsarlo en sentido normal", siguió.

Es un poco más difícil porque no podemos usar la gravedad. Así que tenemos que ajustarla y realizarla de una forma un poco más precisa. No es imposible, por supuesto", concluyó.