¿El león despertó? Cómo Hamilton puede descontarle más a Verstappen en Jeddah

La sumatoria de dos victorias consecutivas en los GP de Sao Paulo y de Qatar, y el agregado del regreso del motor "picante" en el W12, ponen como candidato a Lewis Hamilton en el circuito de Arabia Saudita.

"Despertaron al león ese sábado en Sao Paulo. Si alguien hubiera dicho ese día que el campeonato estaría abierto en Arabia Saudita o Abu Dhabi, hubiéramos aceptado". Toto Wolff, jefe de Mercedes, puso en palabras el rotundo salto de calidad del W12 de Lewis Hamilton en la recta final del campeonato. Dos victorias consecutivas, y la promesa de un motor demoledor que ya se lució en Interlagos, generan la expectativa de que se podría repetir un nuevo triunfo del siete veces campeón en el GP de Arabia Saudita. Aún cuando en el Mundial de Pilotos el líder sea Max Verstappen, por apenas ocho puntos de diferencia (351,5 a 343,5).

A modo de pequeña retrospectiva, hay que recordar que Hamilton quedó último aquel sábado en la pista brasileña debido a una exclusión por exceder las medidas de su alerón trasero. Entre la carrera sprint y la principal, el británico logró superar 25 autos, y se impuso con autoridad frente a Max Verstappen, quien había llegado como candidato. Sin embargo, el holandés poco pudo hacer frente a un sorpresivo dominio del británico, y a una diferencia de más de 20 kilómetros de velocidad en recta.

Toto Wolff, motivado con el salto en el rendimiento de Mercedes en las últimas carreras del campeonato. (Foto: Mercedes)

Por eso, para Qatar era necesario ver cómo Red Bull iba a asimilar ese golpe doloroso que le asestó Mercedes en Sao Paulo. Sin embargo, únicamente el viernes logró estar adelante, porque un acertado cambio de puesta a punto le dio la pole position a Hamilton el sábado. Verstappen, por su parte, fue penalizado luego de haber clasificado segundo, y tuvo que partir desde la séptima posición por no haber respetar el régimen de banderas amarillas en la Q3.

Al día siguiente, la carrera ganada de punta a punta por Hamilton fue apenas un trámite. Y aunque Verstappen logró llegar rápidamente a la posición de escolta, nunca logró igualar el ritmo del Mercedes. Por el contrario, de los 3s7 iniciales entre los dos, la diferencia del británico fue aumentando, de manera que poco hubiera podido hacer el holandés si llegaba a la punta en la largada. Y con el gran agregado de que Hamilton no utilizó el potente motor de Interlagos en Qatar, sino que equipó una menos potente que había usado hasta el GP de México.

¡Conoce el canal de Gran Premio en YouTube!
¡Sigue a Gran Premio en Twitter y en Instagram!

¿Un nuevo capítulo del león?

En la previa, Hamilton parece candidato para Arabia Saudita, un circuito que parece pedir a gritos un buen motor para aprovechar sus sectores rápidos. Aunque también, Red Bull puede aprovechar algunas curvas de alta velocidad, como lo hizo en su victoria en septiembre en el renovado circuito de Zandvoort.

Más allá de eso, al ser un circuito nuevo, hay cuestiones a tener en cuenta. El posible desgaste de neumáticos es una cuestión a cuidar por los equipos. Y en paralelo, los entrenamientos iniciales tendrán una evidente falta de grip al ser una pista nueva sin engomar. En este circuito, caer con una buena puesta a punto será clave, aún con una evidente falta de referencias al ser recién inaugurado.

El circuito de Jeddah promete ser el callejero más rápido en la historia de la Fórmula 1. (Foto: GP de Arabia Saudita)

Finalmente, existen grandes posibilidades de que haya una carrera con neutralizaciones. Primero, por ser un circuito con pocos lugares de escape y que no perdonará errores; aún cuando sea necesaria una rápida adaptación y a muy alta velocidad. Y además, el alto régimen necesario para el trazado de Jeddah implicará que haya algunas penalizaciones por cambio de motor. Así, será propicio el encuentro en el pelotón entre pilotos lentos y otros rápidos que necesiten remontar.

El GP de Arabia Saudita se ve desafiante, complicado y hasta peligroso. En condiciones normales, Hamilton es el candidato a su tercera victoria consecutiva. Pero un año en que la F1 sorprende carrera a carrera, la incógnita se develará cuando baje la bandera el 5 de diciembre en Jeddah.