Sainz sigue sin ganar e iguala un record negativo en Ferrari

En Canadá, donde perdió el duelo frente a Max Verstappen, Carlos Sainz igualó el record del piloto con más carreras sin victorias en Ferrari.

Carlos Sainz ya no festeja los podios. La exaltación del GP de Brasil 2019, cuando logró su primer Top-3 cuando vestía los colores de McLaren, o la alegría del GP de Mónaco 2021, en su primera celebración como piloto de Ferrari, son dulces recuerdos de una trayectoria en firme progreso. Sin embargo, la amarga aceptación de un segundo puesto en el pasado fin de semana de Canadá, dieron cuenta de un desagradable estancamiento: con 31 carreras, el español ahora está al tope en la lista de pilotos con más competencias sin victorias en Ferrari.

En la estadística, el madrileño igualó en Montreal el record del sueco Stefan Johansson, piloto de la escudería entre 1985 y 1986. Por aquellos años, Ferrari atravesaba una sequía de títulos en medio de un dominio de McLaren, y en los que también Williams y Lotus eran protagonistas. Con algunas similitudes con el español, Johansson no pudo sacar provecho de una temporada competitiva del equipo en 1985, en la que sí vio ganar a su compañero de equipo Michele Alboreto. Luego, en 1986, la escudería pasó el año sin victorias, al igual que en 2021.

Ya en pleno 2022, Ferrari pelea palmo a palmo con Red Bull, y tuvo un inicio de temporada auspicioso con un 1-2 en el GP de Bahrein, para ponerle fin a una racha de dos años y medios sin triunfos. Aquel segundo puesto de Sainz, detrás de Charles Leclerc, si fue celebrado por Carlos. Ante un panorama que incluía una falta de confiabilidad por parte de Red Bull, y una poca competitividad de Mercedes, la victoria para el auto #55 parecía ser un objetivo a cumplir en cuestión de semanas. Además, la renovación de su contrato hasta fines de 2024 también significaba un voto de confianza por parte del equipo para correr más tranquilo. 

¡Conoce el canal de Grande Prêmio en Español en YouTube!
¡Sigue a Grande Prêmio en Español en Twitter y en Instagram!

Carlos Sainz terminó segundo en el GP de Canadá. (Foto: Ferrari)

Sin embargo, luego de un nuevo podio en Arabia Saudita, el campeonato de Sainz se empezó a complicar en la tercera fecha, celebrada en Australia. Allí, la solidez y la regularidad que había construido en las últimas temporadas se vio manchada por un mala maniobra que provocó un abandono prematuro, mientras que en la carrera siguiente, en Ímola, terminó perjudicado en la primera vuelta por un toque de Daniel Ricciardo. 

En paralelo a esa racha negativa, el campeonato comenzó a inclinarse en favor de Red Bull. Los fallos mecánicos se mudaron hacia los boxes de Ferrari, y una suma de errores estratégicos también relegaron a Charles Leclerc en el campeonato. Carlos Sainz, por su parte, respondía correctamente pero sin descollar, y también sumó un nuevo abandono por problemas técnicos en el GP de Azerbaiyán. No obstante, para la fecha siguiente, en Montreal, un necesario cambio de motor en la Ferrari de su compañero, con la consecuente penalización por reglamento, significaría una inmejorable posibilidad de triunfo, con toda la atención del equipo puesta en él.

Gran oportunidad perdida

Luego de un fin de semana para el olvido en Azerbaiyán, donde no sumó ningún punto, Ferrari llegó a Canadá con sed de revancha. Y si bien en las tandas de entrenamiento había sido Red Bull el dominador, la clasificación entregó un duelo interesante entre Sainz y Verstappen. Ambos con sobradas habilidades en la lluvia se unieron a Fernando Alonso para protagonizar una de las sesiones más interesantes de la temporada 2022. En la Q2, incluso, el español de Ferrari llegó a terminar por delante del holandés, lo que abría una esperanza para que también lograra su primera pole position desde su debut en la Fórmula 1 en 2015.

Carlos Sainz igualó el record de 31 carreras sin ganar como piloto de Ferrari. (Foto: Ferrari)

Sin embargo, en su vuelta definitiva, Sainz cometió un error en el sector uno y casi se va contra el muro en la entrada de la recta de los boxes, lo que definitivamente derrumbó las esperanzas de su primera pole. Así, el #55 de Ferrari debió contentarse con el tercer lugar de largada, al ser superado también por un meritorio segundo puesto de su compatriota Fernando Alonso.

Frente a esto, Sainz tuvo que luchar desde atrás con Verstappen, que se había asegurado la primera posición de largada. Y si bien sus chances de vencer hasta las últimas vueltas eran inciertas, un último auto de seguridad le devolvió las esperanzas al español. Sin embargo, al cabo de diez vueltas con ayuda del DRS y con neumáticos seis vueltas más frescos, la Ferrari #55 terminó como escolta, a menos de un segundo, y sin efectuar ningún intento certero de adelantamiento sobre el Red Bull.

Este resultado agridulce del español fue notado por el jefe de la escudería, Mattia Binottio. "Creo que para ganar una batalla tan reñida contra Red Bull y Max, hay que tener un fin de semana perfecto. Si tuvo algún fallo, fue que quizás no fue perfecto en la clasificación y eso le acabó costando un poco. Estar delante y estar detrás son situaciones ciertamente diferentes", analizó.

Por lo demostrado este año, Sainz mostró velocidad y ritmo de carrera en un auto competitivo, pero aún no logra redondear una actuación al 100%, en donde sea rápido, consistente y no tenga ningún error. Probablemente, su talento en algún momento le va a dar su primera victoria en Fórmula 1 y volverá a ser feliz en un podio. Sin embargo, cuanto más tiempo pase, la presión y el peso sobre sus espaldas será cada vez mayor. Una carga que en Ferrari puede multiplicarse hasta volverse exasperante.